Antílope

Los antílopes crecen en semi-libertad en las zonas de la sabana cuyos pastos no han sido expuestos a ningún tipo de contaminación química. Por ello, cualquier antílope, así como sucede con el kudu, el impala, el blesbok, o la gacela no contienen ni hormonas perjudiciales ni antibióticos.

El nombre en inglés del Antílope, Blesbok proviene del prefijo holandés “bles-“, que se refiere a la mancha blanca que hay en su frente y en su nariz.

A diferencia de otros antílopes, el blesbok es muy torpe a la hora de saltar, por eso han desarrollado una curiosa forma para huir de sus depredadores, corren uno detrás de otro en dirección contraria al viento. Viven en manadas y son muy territoriales.

<< Volver